Pensamiento visual en clase de Religión

El lenguaje visual y la asignatura de Religión están estrechamente ligados por motivos históricos, simbólicos y emocionales. A lo largo de los distintos cursos de la asignatura, se profundiza en la relación del ser humano con su dimensión espiritual y en su relación con Dios y con los demás.

Si nos paramos a pensarlo, uno de los mayores bancos de imágenes que ilustran la historia pertenece al ámbito de las religiones. La humanidad ha representado su relación con Dios desde la antigüedad hasta nuestros días, en distintos soportes y formatos. Recordemos las pinturas de las primeras comunidades paleo cristianas, en las que vemos elementos propios de la eucaristía (el pan y el vino), o el símbolo del pez, que hace referencia directa al nombre de Jesús. En los capiteles del románico, encontramos numerosas muestras de dibujos de concepto, esquemáticos y cargados de gran valor didáctico y expresivo. Pensemos también en las vidrieras de la catedral de León o en las figuras de las Sagrada Familia de Barcelona: to- dos ellos magníficos ejemplos de pensamiento

Entendemos el mundo a través de imágenes y vamos guardándolas en el cerebro, enriqueciendo, así, nuestra memoria visual. Ante un estímulo determinado (por ejemplo, cuando vemos una señal de tráfico), somos capaces de combinar colores, formas y figuras que conocemos, dando una respuesta concreta de forma casi automática. En nuestros procesos de aprendizaje, ocurre lo mismo: cuando la información viene acompañada de recursos visuales, perdura en nuestra memoria durante más tiempo, pudiendo rescatar ese conocimiento en el momento que necesitemos ponerlo en práctica.

Tomando como base este principio, algunas editoriales, además de apoyarse en ilustraciones y fotografías que completan los contenidos, ya incluyen en sus libros de texto mapas visuales que ayudan a los alumnos a afianzar los concep- tos tratados y proporcionan a los profesores un recurso para introducir o concluir el tema. Tal es el caso del nuevo proyecto editorial de Religión Católica para Educación Primaria, “Nuestra casa”, que cuenta con resúmenes visuales de todas las unidades para facilitar el estudio de los contenidos en un solo golpe de vista.

Atendiendo a las pocas horas semanales disponibles, necesitamos herramientas de fácil implantación en el aula que nos ayuden a motivar y a involucrar a los alumnos trabajando los conceptos de forma flexible. Mediante la creación de mapas visuales, podemos repasar las ense- ñanzas de las parábolas, entender los ciclos del tiempo litúrgico o aprender distintas oraciones y sacramentos. Además, el dibujo de conceptos llevado al aula de Religión nos ayudará a comprender y dar sentido a muchas experiencias cotidianas de la cultura y la sociedad.

¿Qué necesitamos para utilizar el pensamiento visual en nuestra clase de Religión? Trabajar con estas metodologías es muy sencillo; tan solo necesitamos lápiz, papel, rotuladores y muchas ganas de explorar. La base del dibujo de conceptos es un alfabeto visual muy accesible y al alcance de cualquiera que desee utilizarlo. Con tres formas geométricas (cuadrado, triángulo y círculo) y diferentes líneas rectas y curvas, podremos dibujar cualquier cosa.

Para trabajar con personajes, no necesitamos más que una figura esquemática a la que añadirle algún símbolo que la identifique. El lenguaje visual del cómic nos brinda múltiples soluciones para representar acciones y movimiento. Recursos como flechas, cajas y bocadillos para destacar palabras clave nos ayudarán a estructurar y conectar las ideas. A la hora de realizar resúmenes y mapas visuales, es importante fijarnos en composición y en la jerarquía de la información.

Asimismo, el pensamiento visual es una herramienta ideal para trabajar en grupo, pues favorece la participación y la motivación de los alumnos, al tiempo que comprenden el contenido y lo relacionan con su propia experiencia. La puesta en común de los distintos trabajos ayudará a fortalecer sus habilidades de comunicación en público.

(Extracto artículo Revista Religión y Escuela 331-332. Junio-Julio 2019)

Dejar un comentario

*

captcha *